14
Lun, Oct

Justicia ordena trasladar a Lula a una prisión común y reaviva debate sobre su caso

Internacionales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La justicia brasileña ordenó este miércoles trasladar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de la sala especial en la que está recluido a una prisión común, reavivando los pedidos de su defensa de que la corte suprema revise su caso y le conceda la libertad.

De acuerdo con la justicia de Sao Paulo, el exmandatario (2003-2010) debe ser transferido -en una fecha aún no divulgada- desde Curitiba (sur), donde está preso desde abril de 2018, a la Penitenciaria II de Tremembé, a unos 150 km de la capital de Sao Paulo (sudeste).

El cambio fue determinado por una jueza de Curitiba y atiende un pedido de la policía, que alega diversos trastornos ocasionados por la custodia de Lula debido a la aglomeración de sus partidarios y adversarios en los alrededores de su lugar de reclusión y a las numerosas visitas de personalidades brasileñas y extranjeras que recibe el exmandatario.

La jueza afirmó en su despacho que la decisión busca "reducir los costos humanos y financieros inherentes a la custodia, además de proporcionarle [a Lula] mejores condiciones de resocialización", trasladándolo a "un establecimiento efectivamente volcado a la ejecución penal, cerca de su medio social y familiar".

Pero los abogados de Lula enviaron un pedido urgente al Supremo Tribunal Federal (STF), máxima corte del país, para que suspenda el traslado del líder de la izquierda, de 73 años, que cumple una condena de 8 años y 10 meses de prisión en una sala de la Superintendencia de la Policía Federal (PF).

La defensa argumenta que si las autoridades no pueden custodiarlo donde se encuentra, deberían concederle la "libertad plena" y no "colocarlo en una situación de mayor vulnerabilidad jurídica y personal", como consideran la transferencia a una cárcel común.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, afirmó que el traslado pone en riesgo la seguridad de Lula. "Su transferencia para Tremembé II, sin prerrogativas de expresidente, es una nueva violencia de la farsa judicial a la que fue sometido", tuiteó la dirigente del partido que Lula cofundó en los años 80.

- De 'sala especial' a 'prisión común' -

Ubicada en el interior de Sao Paulo, Tremembé II es conocida por albergar a varios homicidas "famosos" de Brasil, condenados por casos de gran repercusión pública.

A diferencia de la mayoría de las prisiones brasileñas, no tiene problemas de hacinamiento o condiciones infrahumanas.

Aun así, mudarse de la habitación donde está recluido implicará diversos cambios "en materia de seguridad, de comodidad y también de facilidad de las visitas", explicó a la AFP Michael Mohallem, profesor de Derecho de la Fundación Getulio Vargas (FVG).

Aunque Lula podría recibir un trato especial en relación a los demás presos y ser confinado en una celda individual, el especialista considera "razonable" el pedido de la defensa de mantenerlo en una "sala" especial y no una "celda", en función de su calidad de expresidente al que aún le caben recursos judiciales.

Tampoco está claro que el cambio le permitirá estar de hecho cerca de su familia, ya que el presidio se ubica a más de 150 km de Sao Bernardo do Campo, cinturón industrial de la megalópolis donde Lula se forjó como líder sindical y mantiene sus lazos familiares.

La defensa de Lula cuenta además con que la corte suprema analice pronto si el exjuez y actual ministro de Justicia Sergio Moro juzgó a Lula de forma imparcial, lo que podría llevar a una revisión de su caso y dejarlo en libertad.

Y había pedido que no se ordenara su traslado hasta que el caso no sea juzgado.

Lula fue declarado culpable de haberse beneficiado de un apartamento tríplex en el litoral paulista puesto a su disposición por una de las constructoras involucradas en el escándalo de sobornos de Petrobras.

El exmandatario se declara inocente y denuncia una conspiración político-judicial para impedirle volver al poder.

Esta teoría ha ganado fuerza desde junio, cuando el portal de periodismo de investigación The Intercept Brasil inició una serie de publicaciones basadas en supuestas conversaciones privadas entre Moro y los fiscales del caso Lava Jato, que sugieren cierta intimidad entre las dos partes.