JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Mon, Jul

Las bases de los partidos, el pánico de los “líderes”

Opinion
Typography

Faltando alrededor de dos años para que se realicen las elecciones nacionales, congresuales y municipales, la lucha por ocupar las candidaturas en los partidos políticos cada vez  se pone más interesante, aunque en los actuales momentos solo se conocen las aspiraciones a candidaturas presidenciales tanto en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), donde han salido al ruedo los precandidatos Dr. Leonel Fernández, Lic. Francisco Domínguez Brito, Lic. Carlos Amarante Baret, Lic. Reynaldo Pared Pérez y se espera que por lo menos tres o  más puedan hacerlo en los próximos días.  En el Partido Revolucionario Moderno (PRM) se disputan la candidatura presidencial el Ing. Hipólito Mejía y el Lic. Luis Abinader,  siendo éste el principal partido de la oposición en el país.

Cabe destacar que,  diferente a otros tiempos, ahora se debate en el Congreso Nacional la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas, lo que ha traído consigo una serie de argumentaciones para justificar una u otra posición que responden a intereses de los grupos o tendencias que militan en los partidos. Entre esos argumentos me permito analizar el punto que ha estado al rojo vivo: es el de las primarias internas de los partidos. O sea que es una elección solo a lo interno de tal o cual partido, no de la sociedad en general, eso de que si es abierta o cerrada. Entiendo que debe ser cerrada porque si es del partido, solo los miembros del mismo deben votar y escoger los que consideren que mejor los representan.

Ahora, el punto desde mi óptica es el miedo, pánico, fobia o terror que se le tiene a la base de los partidos, ya que muchos dirigentes, cuando les toca asumir un rol de funcionario en un puesto público, mira al compañerito de la base por encima de los hombros, lo ignora,  lo maltrata y se olvida de todos los trabajos y responsabilidades que tuvo  que pasar junto a ese compañerito en las calles para conquistar el voto que los lleva a  ellos, a esos en esos cargos. Entonces, estos “líderes” no tienen forma de llegar a las bases en los procesos internos y se apodera de ellos  un gran temor de ser rechazados y prefieren los acuerdos de aposento que les garantice no perder sus buenas vidas.

Es conocido por todos que los dirigentes de intermedios, de comité de base o de los niveles provincial o regional son denigrados a su más mínima expresión, cuando para poder comunicarse con un funcionario nacional o local de los gobiernos que ellos auparon tienen que valerse de otra persona que posiblemente está en ciertas posiciones solo porque son amigos de los funcionarios o porque son  de los que les alimenta en ego llevándoles chisme de los compañeros del partido.

Es por eso que las simpatías son cambiantes y al que le favorecieron las bases ayer probablemente no les favorezcan hoy. Creo que eso pasa en el partido de gobierno,  que las bases pusieron todas sus esperanzas y  fe en el actual Presidente y éste y su equipo se desconectaron de las mismas, y hoy esas bases  prefieren al ex Presidente de la República y actual presidente de esa organización política. Aferrados a una supuesta esperanza que tal vez se convierta en una desilusión como un círculo vicioso que no termina.

Es propicia la ocasión para que la clase política de todos los partidos o agrupaciones que convergen en la Republica Dominicana inicien una ardua jornada de reflexión y de una vez y por siempre se enfoquen en aprobar la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas que garantice  al pueblo dominicano que los procesos electorales se realicen con la transparencia que amerita, y que los derechos de los ciudadanos sean respetados, para que los que aspiran a cargos públicos tengan que bajar a codearse con las bases y le pierdan el miedo.